Cantando en el camino

Cantando en el camino

Encuentros y Temas

• Cantando al Espíritu Santo. Sep.2018

Alabar al Espíritu Santo es cantarle al Dios de la Creación que se manifiesta como Padre, hijo y Espíritu a la misma vez. Es la alabanza perfecta, pues es nuestro canto que canta a través del Dios quien vive en nosotros. El espíritu Santo es la deidad que habita en cada uno de nosotros y que nos guía cada día hacia la verdad, el camino y la vida que es Cristo, y en la alabanza quien canta es nuestra deidad.
Si la primera oración del día debe ser una invocación al Espíritu Santo para que nos guíe y santifique en cada momento de nuestras vidas en nuestro diario vivir, en cuanto a la alabanza Jesús nos dice; “Pero se acerca el tiempo (de hecho, ya ha llegado), cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad. El Padre busca que lo adoren de esta manera. Pues Dios es espíritu, por eso todos los que lo adoran deben hacerlo en Espíritu y en verdad”.
Pero para poder alabar y adorar a Dios en Espíritu y verdad se debe en principio invocar al espíritu santo antes de cada servicio de alabanza. Esto es llamar al espíritu de Dios para que encienda el fuego de la luz de Cristo que vive en nosotros y así alabar en un mismo espíritu. Este canto al Espíritu Santo debe ser una alabanza primero de invocación, segundo de avivamiento y tercero de adoración. Así, esta alabanza se canta al Espíritu Santo, en el Espíritu Santo y con el Espíritu Santo de Dios.
¡Así que antes de alabar cantemos al Espíritu Santo!

• Alabando con alabanzas de adoración. Oct.2018
Encender una vela en honor a Dios es adorar a quién nos ha creado por su amor, es adorar a quién nos ha dado una nueva vida, es adorar a quién entrego su hijo a la cruz por su amor hacia nosotros…encender una vela en honor a Dios es alabar a Dios, que mientras se canta con canciones de adoración se enciende el fuego del amor de Cristo en nuestros corazones, y vamos todos adorando en un mismo espíritu y al ritmo de una misma alabanza la presencia de Dios en nuestras vidas.

• Comprometernos con Dios por medio de alabanzas. Nov.2018
Decirle Sí a Dios, es seguir fielmente a Jesucristo. Es decirle a Dios; ¡estoy aquí para hacer tu voluntad! Es comprometernos con Dios y con nosotros mismos a dejar las cosas malas que no nos dejan acercarnos a él y mucho menos poderlo ver a los ojos. Con una alabanza de compromiso de seguir a Dios, cantamos al Dios de la vida haciendo un pacto de santidad; y donde nos comprometemos a llevar una vida como verdaderos cristianos.

• Alabanzas y villancicos al Niño Dios. Dic.2018
La alegría de la navidad nos invita a recogernos por medio de la alabanza y dar gloria a Dios por tan maravilloso regalo del nacimiento del niño Dios. Hoy no solo conmemoramos su llegada a este mundo, si no también celebramos el nacimiento de Jesús en nuestras vidas. La nueva vida que representa la imagen del niño Dios en el pesebre nos trae la esperanza, la gloria y la dicha del Dios humanado, y nos regocija de tal manera para alabarlo con mucha alegría y con todo nuestro corazón.

• Alabanzas a nuestro Señor Jesucristo. Ene.2019
La epifanía del bautizo de Jesús nos invita a alabarlo a él, porque ha empezado a nacer en el Jordán un nuevo Rey que construirá el verdadero reino de Dios acá en la tierra. Un nuevo reino donde llama a todos, a los más necesitados, los humildes de corazón, los marginados, los pecadores…a formar parte de ello, y donde nos ha enseñado y dado el espíritu de Dios. Nos ha hecho miembros del reino de Dios y nos ha invitado a su reino para compartir su pan y su vino, haciéndonos miembros de una misma iglesia, de un mismo espíritu y de un mismo reinado…Que Rey haría esto y además entregaría su vida en una cruz por amor a nosotros?…Que la alabanza, la honra y el honor sea siempre a nuestro Señor Jesucristo!

• Alabanzas al Amor de Dios. Feb.2019

Pablo nos habla claramente en la carta a los Corintios acerca del amor:
“…Si hablo las lenguas de los hombres y aun de los ángeles, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. Y si tengo el don de profecía, y entiendo todos los designios secretos de Dios, y sé todas las cosas, y si tengo la fe necesaria para mover montañas, pero no tengo amor, no soy nada. Y si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y aun si entrego mi propio cuerpo para tener de qué enorgullecerme, pero no tengo amor, de nada me sirve.
Tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo.
El amor jamás dejará de existir. Un día el don de profecía terminará, y ya no se hablará en lenguas, ni serán necesarios los conocimientos. Porque los conocimientos y la profecía son cosas imperfectas, que llegarán a su fin cuando venga lo que es perfecto.
Cuando yo era niño, hablaba, pensaba y razonaba como un niño; pero al hacerme hombre, dejé atrás lo que era propio de un niño. Ahora vemos de manera indirecta, como en un espejo, y borrosamente; pero un día veremos cara a cara. Mi conocimiento es ahora imperfecto, pero un día conoceré a Dios como él me ha conocido siempre a mí. Tres cosas hay que son permanentes: la fe, la esperanza y el amor; pero la más importante de las tres es el amor.”1Cor.13
Alabar a Dios por su gran amor hacia nosotros es casi una expresión natural de agradecimiento, pero que nosotros amemos a Dios que es lo mismo a amarnos a nosotros mismos y amar al prójimo…cuesta…La alabanza concerniente al amor de Dios no debe ser solo dirigida a Dios como un gesto de agradecimiento por su amor, si no debe ser un canto de comprometer nuestra vida a ser un instrumento de amor para servir a Dios….como dice la alabanza: “…Cristo te necesita para amar, para amar…..”